DESDE FREUD HACIA LACAN

TRES DIÁLOGOS EN TORNO A LA LECTURA DESDE FREUD HACIA LACAN

 

III A

DEL PRESENTE VIVENCIAL[1]

 

» […] mientras menos sepa uno sobre el pasado y el presente, tanto más incierto será el juicio que pronuncie sobre el porvenir»

-Freud, 1927-

 

ANA VICTORIA: Estimado amigo, le cuento que he recibido noticias sobre la experiencia de la hipnosis en Francia. Se trata de una amiga que ejerce como anestesióloga de niños.

CURIOSO: ¡Ah, sí! Cuéntenos.

ANA VICTORIA: Mejor le cedo la voz a Zatría que puede leernos esa pequeña referencia. Podremos entonces comparar este presente de los hechos con los relatados por Freud en los textos que leemos.

CURIOSO: De acuerdo. La escuchamos.

ZATRÍA: la hipnosis en anestesia, si me sirvió (o, mejor dicho, sirvió a algunos pacientes, niños).

El principio es proponer un «viaje», un alejamiento de la situación médica y quirúrgica en la que se encuentran para «llevarlos» (o que ellos vayan) a un lugar más agradable. Generalmente se propone un buen recuerdo o escoger un lugar donde ellos quisieran estar en lugar del quirófano. Es hacerlos «olvidar» que están en la sala de operación.

No es fácil, generalmente «funciona» cuando hay une preparación y el hipnotista ha encontrado antes el paciente y hablan para encontrar como «sacarlo» del medio hostil y doloroso del quirófano, juntos escogen à donde ir o en qué pensar. Después aprendí lo que se llama un lenguaje hipnótico donde las expresiones negativas no se utilizan, sino mencionar todo en positivo (por ejemplo, no es un chuzón para la perfusión sino algo que molesta, no es frio sino fresco, no duele, sino que molesta, no quema, sino que es calientico)

Con los niños yo les proponía ir a jugar, a montar en bicicleta, disfrazarse, jugar a la cocinita y al té; también canciones o contar un cuento con los elementos que el niño me dio antes. Porque claro, les pregunto cuáles son los juegos y juguetes preferidos, o las actividades que les gustan.

Los escenarios son múltiples, y depende del procedimiento que se les vaya a realizar.

También utilizamos la distracción, tomar la presión arterial en el momento de poner la perfusión, hacer une pregunta incongruente, que sorprende.

Durante la formación vino un hipnotizador y algunos de los colegas participaron a la sesión. Y no sé cómo, pero le «obedecían». Sin resistencia.

La inducción hipnótica era rápida, contar o respirar y ellos entraban en «transe». Nunca supe si era de verdad.

Los anestesiólogos que practican y que nos enseñaron insistieron en que son los pacientes los que deciden o quieren entrar en trance, hay que estar dispuesto a «lâcher prise» y dejarse llevar.

Nosotros la utilizamos para las inducciones anestésicas en los niños con el gas, con la máscara.

À veces funciona bien.

Y hay también que el hipnotizador tiene que querer «hipnotizar». Me imagino une especie de transferencia.

No sé si lo que te cuento te es útil.

En todo caso si tienes una pregunta, pues me dices.

CURIOSO: ¡Muy interesante! Seguramente enriquecerá la lectura del 14 de abril, pues, a primera escucha, uno reconoce ahí los dos procedimientos que se están diferenciando en estos textos: el de la sugestión y la hipnosis. No son lo mismo. Pero nos queda pendiente lo del presente “lógico”: ¿Cómo se inserta en este presente “vivencial”?

ANA VICTORIA: Buena pregunta, pero tendremos que dejarla para la próxima ocasión.

 

[1] Imagen de Giovanni Battista Landini, recuperada de:

https://es.wikipedia.org/wiki/Di%C3%A1logos_sobre_los_dos_m%C3%A1ximos_sistemas_del_mundo

_________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

El archivo de los textos que se van pasando en cada sesión va quedando aquí, y se descarga haciendo click en la fecha.

17 DE FEBRERO

3 DE MARZO

17 DE MARZO

___________________________________________________________________________________________________________________

SI QUIERE PARTICIPAR EN ESTA ACTIVIDAD, ESCRÍBANOS A mediosnelmedellin@gmail.com