PIEZAS SUELTAS

 

Responsable: Cecilia María Restrepo

Se tiene presente que uno a uno va a la biblioteca en busca de un libro. ¿Qué se hace presente en ese ir? ¿El placer de la lectura? Podría ser. ¿Se podría contar a otros eso que se hace presente? Esa es nuestra invitación a exponer y conversar con otros “eso” que hizo tomar ese libro, artículo, portada, apartado de seminarios entre otros, pues fue un encuentro contingente el que se hizo presente y con ello como piezas sueltas, cada uno, acompañado por otros hacer lectura.

¿Lectura de quién? Inicialmente de quien lee en solitario y que con su deseo logra expresar a otros qué relación estableció con lo escrito: sorpresa, comprensión, giro vertiginoso, alegría, incomprensión, entre otras relaciones. En ello hay un esfuerzo de transmisión, primer regalo que puede hacer a otros de su lectura y de su momento de formación.

También hay lectura del texto, aquel que se quiere descifrar, que genera la pregunta por el qué quiso decir en eso que se encuentra escrito, respuesta que no siempre se puede establecer. Cuando se instaura una pregunta o una respuesta al texto se transforma en una interpretación, de la que no se está seguro. Por eso la lectura con otros, donde se espera poder precisar si lo interpretado corresponde a lo escrito.

Y finalmente se quiere presentar otro quien lee, y es el conjunto de amigos e integrantes de la Sede, que uno a uno aportan a la lectura, desde su interpretación, reconociendo lo imposible de una enunciación colectiva, pero sin renunciar a hacer su aporte a la misma a través de la conversación.

¿Hay coherencia? No se sabe de forma inicial; lo que se sabe es que la coherencia es un artificio que se puede o no lograr, nos propone Miller en Piezas sueltas. Lo que se quiere privilegiar es lo contingente, lo que no se espera y no es necesario, pues puede o no aparecer, ingrediente fundamental y base de la formación analítica. La respuesta de cada uno a ello, es el elemento que se lleva a análisis, pero para llevarlo debe ocurrir.

Piezas sueltas en la biblioteca”, quiere dar lugar a lo contingente de un encuentro entre un lector y su lectura.

Bienvenido el lector de la Sede o fuera de ella que considere que tiene un texto que dio lugar a lo contingente, que causó algo y lo quiere compartir en una Sede dedicada al psicoanálisis.

Se realizarán encuentros al menos bimensuales, a partir de las propuestas que presenten los integrantes o amigos de la Sede, donde se discutirá la lectura que uno de ellos haga de textos (artículos, capítulos de libros, debates realizados en algún lugar sobre temas que interesen al psicoanálisis, etc.) que la Comisión de la biblioteca acuerde como textos de interés para la comunidad analítica.

Poco a poco y con lo singular de quien proponga el texto, se define la forma y la metodología de cada encuentro. El único requisito entonces es intentar acercarse a “eso” que lo causó. Con ello se define el cómo para hacer la invitación abierta. Se espera que el artículo o parte del mismo se pueda rotar de forma previa con la ayuda de la Comisión de medios.

Bienvenidos.